ANÁLISIS BIOENERGÉTICO

Es un método psicoterapéutico creado por Alexander Lowen en la década de 1950 que integra el trabajo con el cuerpo y con la mente para ayudar a la persona a resolver sus problemas psicológicos, emocionales y relacionales.

El trabajo con el cuerpo ayuda a tomar conciencia de los patrones de tensión y constricción que se han estructurado en el cuerpo, que junto con los patrones psicológicos de pensamiento y de creencias, forman una estructura corporal y psicológica que se desarrolla durante las experiencias vitales del desarrollo y se estructura en cada persona en una forma característica de estar en la vida y de relacionarse con el mundo. Esta forma se expresa también en el lenguaje no verbal y corporal a través de la forma de sostenerse a sí misma, respirar y sentir, en la forma de moverse y de expresar sus sentimientos en la relación con el otro.

Esta estructura psicocorporal o carácter, tiene una doble función, adaptativa y defensiva. Esta función defensiva se desarrolla en el pasado creando mecanismos de defensa para protegerse de experiencias difíciles o abrumadoras, como abandono, rechazo o trauma, y para adaptarse a las exigencias del entorno de ese momento, pero no sirve para afrontar las necesidades de la realidad adulta y del presente.

El trabajo psicológico ayuda a encontrar las palabras que no se pudieron tener en su momento, a que sea escuchado lo que nadie pudo escuchar, comprender mejor nuestra propia historia e integrar lo que se quedó pendiente

La psicoterapia es un trabajo que se desarrolla a lo largo de un proceso, se sustenta sobre la base de ir creando un espacio de seguridad y confianza en la relación terapéutica, estableciendo un vínculo seguro que permita abrir sentimientos y vivencias que no han podido ser reconocidas ni legitimadas en el pasado.

Cuando podemos atender y dar salida a aquello que ha quedado bloqueado o silenciado se concluye la experiencia que quedó pendiente e incompleta, se van liberando sentimientos de culpa y relajando los miedos que nos han paralizado, y se va abriendo el camino a una mayor espontaneidad y autenticidad acorde a nuestra forma de ser y de sentir. Esto nos permite aceptar mejor nuestro pasado y sentirnos más liberados para estar más presentes y abiertos en el aquí y ahora.

ENTREVISTA A ALEXANDER LOWEN